mantenimiento basico del vehiculo

Sufrir una avería en el vehículo siempre es una mala noticia para el transportista. Supone un contratiempo y, además, la reparación tendrá un coste económico que variará según la incidencia. Por lo tanto, llevar un control y un mantenimiento básico del vehículo puede evitar muchas averías.

El camión, junto al tripulante de la cabina, son los grandes protagonistas del transporte de mercancías por carretera. A continuación, te mostramos una serie de consejos de mantenimiento básico preventivo que nos evitarán costosas averías.

Mantenimiento básico del vehículo de transporte

1. Revisar la transmisión

Algunos de los síntomas más comunes que nos podemos encontrar si existe un problema de transmisión de la fuerza generada por el motor son:

  • marchas que se introducen con dificultad
  • sonidos extraños durante los cambios
  • comprobar que alguna marcha se suelta

Una buena forma de anticiparse a estos problemas es realizar el mantenimiento básico del vehículo periódicamente. Deberemos comprobar la densidad del aceite que lubrifica la transmisión, porque ésta se pierde con el transcurso del tiempo. Circular con un aceite poco denso puede provocar el recalentado del sistema y se puede acabar rompiendo.

También es aconsejable comprobar el nivel de aceite y asegurarnos fugas. La comprobación del nivel de aceite debe realizarse cuando esté frío, el motor parado y el freno de mano echado. Además siempre con el vehículo estacionado en una zona llana.

2. Examinar la suspensión

La suspensión es la encargada de soportar el peso del camión y de la carga, así como de la estabilidad del camión. También traslada la fuerza motriz y de frenado, conecta las ruedas al bastidor y reduce los impactos y las vibraciones de la rodadura.

Si la suspensión está en mal estado la dirección del camión puede verse inclinada hacia un lado u otro. Esto conlleva el desgaste de las ruedas y del resto de sistemas y piezas del vehículo.

Lo primero es revisar los amortiguadores para detectar si hay fisuras o daños de cualquier tipo o fugas de aceite. Trimestralmente es aconsejable revisar el engrase del chasis y reemplazar los tornillos viejos o en mal estado. Anualmente se debería comprobar si hay piezas que haya que apretar y limpiar el óxido y la suciedad.

Otros cuidados imprescindibles para el vehículo de transporte

No hay que olvidarse de llevar un mantenimiento a estos tres elementos imprescindibles para el correcto funcionamiento del vehículo: neumáticos, luces y parabrisas.

  • Llevar un control del estado de los neumáticos es primordial en los vehículos de transporte ya que es clave para la seguridad, el consumo y la contaminación. Se recomiendo llevar un seguimiento del desgaste del dibujo de los neumáticos y mirar que la presión sea la correcta.
  • Otro punto importante son las luces. Se debe comprobar que no haya ninguna fundida y reemplazar aquellas que lo necesiten.
  • Por otra parte, comprobar el nivel de líquidos del camión y el estado del parabrisas y de las escobillas.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*