Carreteras inteligentes, una realidad ecológica y económica

Las carreteras inteligentes están en el punto de mira del sector del tráfico y el transporte. Con harta frecuencia se ha puesto el foco mediático en los vehículos autónomos, pero los avances que se han hecho en vías de transporte terrestre hacen que cada vez nos encontremos más cerca del concepto carreteras inteligentes.

Además, es importante destacar que las investigaciones y evoluciones en las carreteras son más tangibles que los avances en el campo de los vehículos inteligentes. A continuación vamos a ver qué factores han impulsado a que se haya producido tanta inversión en investigación y desarrollo de las tecnologías y los sistemas necesarios para que estas carreteras vean la luz.

¿Qué factores han contribuido en la proliferación de las carreteras inteligentes?

Ecología

Uno de los factores más importantes a la hora de optar por las carreteras inteligentes es la conciencia medioambiental de la ciudadanía y los gobiernos.

En esta línea han surgido muchos proyectos de índole muy diversa. En Rotterdam, por ejemplo, se ha puesto en marcha un sistema que aprovecha residuos plásticos, que, evidentemente, son elementos contaminantes,  para construir nuevas carreteras.

Esto mismo se ha hecho en la India, donde un científico y empresario ha creado Plastic Waste Management, una compañía que  usa el plástico reciclado optimizado para ser mezclado con betún en la construcción de carreteras. Con esta iniciativa también se ha conseguido que las carreteras sean más resistentes al agua. Nos encontramos, por tanto, ante un caso en que los residuos tienen doble finalidad positiva.

En España, una empresa de Tudela ha creado un pavimento usando materiales reciclados que logra reducir la contaminación imitando un mecanismo que reproduce la fotosíntesis de las plantas.

Costes de producción y mantenimiento

El elevado coste de producción y mantenimiento de los la red de carreteras actual ha obligado a los gobiernos de muchos países a tomar medidas para reducir los costes asociados a estas partidas.

El tráfico

El tráfico es uno de los problemas más importantes porque tiene incidencia directa en la economía y en la salud. Y, además, ocasiona grandes molestias a los conductores. Las carreteras inteligentes pueden de ser de gran ayuda en grandes ciudades con gran volumen de coches porque hay sistemas tecnológicos que permiten conocer el estado del tráfico y, en función de ello, sugerir la mejor ruta y hacer estimaciones de tráfico. Gracias a estos sistemas los conductores tienen más fácil evitar los atascos.

Coches inteligentes

Los coches inteligentes a los que hemos alusión con anterioridad son otros de los motivos que han impulsados la inversión en tecnologías y sistemas para crear carreteras inteligentes porque la van a precisar para que los vehículos autónomos puedan funcionar.

Esta tecnología también sirve para poder enviar datos a los navegadores y teléfonos móviles que se utilizan en la actualidad.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*