mercancías frágiles

Aunque el transporte de mercancías está a la orden del día, las mercancías frágiles suponen un extra de esfuerzo para las empresas. Un objeto se considera frágil cuando se puede dañar fácilmente con golpes o vibraciones durante el transporte.

El objetivo principal es asegurar que la carga no sufra daños y que llega a destino sin roturas ni ralladas. Por eso, las empresas de transporte de mercancías tienen la responsabilidad de que el envío de mercancías frágiles debe llegar en excelente estado. En cambio, es el cliente el que debe envolver los paquetes en óptimas condiciones.

Consejos para el transporte de mercancías frágiles

Toda mercancía siempre debe estar bien acondicionada para que no sufra daños en todo el proceso de transporte hasta la entrega al cliente. Con más razón las mercancías frágiles deben cuidarse más debido a un mayor riesgo de rotura. A día de hoy existen muchos materiales para ayudarnos a proteger nuestra mercancía y asegurar su estado original.

Con el simple hecho de colocar una etiqueta en el paquete con un mensaje de “frágil”, no es suficiente para asegurar la mercancía. Además, es recomendable que el material utilizado en el embalaje directo del producto tenga un grosor superior a los 50mm y, a ser posible, revisar su fortaleza, almohadillado y durabilidad. Así evitaremos sustos en durante el transporte. En la mayoría de los casos, el cartón es el elemento principal para el transporte, aunque siempre con un extra en el interior para una protección mayor. A continuación, otros materiales muy utilizados también para el embalaje de mercancías frágiles:

  • Espuma de polietileno expandido
  • Papel o plástico de burbujas
  • Film flexible con agujeros, que ayuda en la ventilación de la mercancía.
  • Cojines de aire. Amortiguan e inmovilizan la carga.
  • Esquineras de cartón o gomaespuma para proteger las esquinas.

Objetos que se consideran mercancías frágiles

Electrodomésticos

Los electrodomésticos suelen tener gran tamaño por lo que necesitan un trato especial en el embalaje y transporte. La caja debe tener el mismo tamaño que el objeto porque si es mayor, seguramente el objeto del interior irá suelto propiciándose que se vaya golpeando. Si su tamaño es menor, será más fácil que se rompa y que el objeto pueda sufrir daños al no estar protegido. El embalaje interior debe cubrir por completo todo el objeto y ser resistente al peso.

Tecnología

Los objetos tecnológicos suelen ser extremadamente frágiles cualquier tipo de golpe. Generalmente se utilizan cajas cerradas que protejan el objeto envuelto en su interior. Al mismo tiempo, estas cajas más pequeñas se introducen en otras más grandes donde se ajustan sin problema. Hay doble protección en estos casos, la caja propia del objeto y la caja global del grupo de objetos. Además, la caja grande se rellena de plástico de burbujas, una manera sencilla de amortiguar golpes durante su transporte.

Otros objetos frágiles

Aunque son considerados frágiles, el transporte deberá ajustarse a las características concretas de cada uno de ellos. Los ejemplos más significativos de este grupo son: instrumentos musicales, vajillas, muebles, obras de artes, entre otros. Los pasos a seguir son:

  1. embalar adecuadamente el objeto
  2. fijar el material a su estructura
  3. introducir los objetos en cajas que contengan materiales que amortigüen los golpes

En definitiva, las empresas de transporte de mercancías son la mejor opción para manipular mercancías frágiles, ya que siempre ofrecerán la solución más adecuada.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*