Brexit y transporte de mercancías por carretera

El mes de junio del año pasado un 51,9% de los británicos votaba a favor del Brexit. Mediante referéndum los ciudadanos británicos decidieron expresar su voluntad de romper el vínculo institucional con la Unión Europea. ¿Cómo va afectar el Brexit al transporte de mercancías por carretera?

¿Qué es el Brexit?

El Reino Unido, desde la creación de la Unión Europea, en el año 1958, ha tratado de mantenerse algo al margen y diseñar su propia Europa. Siempre ha querido abrirse exclusivamente a las políticas de su interés y no tener que soportar la presión fiscal inherente a las arcas comunitarias.

El Brexit, que se votó la pasada primavera, es el nombre que se le da a la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Es la mezcla de las palabras “british” (británico) y “exit” (salida).

Respecto a la salida hay dos modalidades:

  • Salida hard. Esta contempla la salida completa de la Unión Europea y del mercado único. Esta incluye el cese de la libre circulación de personas y mercancías. Por lo tanto, esta opción tiene repercusión directa en el transporte de mercancías.
  • Salida soft. Esta opción pretende establecer una relación similar con la Unión Europea a la que tienen países como Noruega y Suiza. Ésta permitirá a Gran Bretaña acceder aparte del mercado único y los programas europeos pero sin tener que tener el nivel de implicación de los estados miembros.

Qué supondrá el Brexit para el transporte terrestre de mercancías

De momento, y hasta que se vayan tomando nuevas decisiones y medidas, la incertidumbre es la gran protagonista de la relación venidera entre Reino Unido y el resto de países miembros.

Según una entrevista para Wtransnet de Ramón Valdivia, Director General de la Asociación de Tranporte Internacional por Carretera (ASTIC) la salida de Reino Unido de la Unión Europea en ningún caso puede considerarse una buena noticia. Argumenta que las exportaciones de España al Reino Unido, que suponen aproximadamente 20 millones de euros al año, es muy probable que se vean afectadas ya por el simple hecho de la devaluación de la libra esterlina.

Los expertos también se aventuran a aventurar que la aplicación del Brexit traerá consigo nuevos impuestos en materia de importaciones y exportaciones. Pero, a pesar de ello, la mayoría de ellos prevé que la salida se hará de forma soft. Es decir, mantendrá los acuerdos económicos vigentes. La salida hard, que supondría acabar con libre circulación de personas y mercancías, no parece que vaya a llevarse a cabo porque económica y socialmente tendría fuertes repercusiones.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*