En los procesos de la cadena de suministro, y muy concretamente en el almacenaje, es básico optimizar el espacio y el tiempo el máximo posible para poder aprovechar toda la superficie del almacén y conseguir una mayor eficacia en los procesos logísticos.

Qué es el almacenaje Drive In

El almacenaje Drive In es un sistema de almacenamiento compacto que permite optimizar el espacio del almacén disponible al máximo. Es un método muy útil para almacenar productos idénticos u homogéneos; por ejemplo, ladrillos.

El funcionamiento del Drive In se dispone a través de diferentes pasillos donde van entrando las carretillas a depositar los palets sobre carriles existentes. Después, hay grandes estanterías a las que únicamente se puede acceder a través de carretillas elevadoras.

Además de para almacenar mercancías homogéneas o idénticas, es idóneo para productos no perecederos y para almacenes con grandes cantidades de palets de una misma referencia o tamaño, gran rotación, etc. Esto es así porque el punto de entrada es el mismo que el de salida y es arriesgado que las mercancías que se han quedado al fondo puedan perder su valor.

Puntos fuertes del almacenaje Drive In

La ventaja más evidente del almacenaje Drive In es el ahorro del espacio disponible, debido a que el mismo pasillo se utiliza tanto para cargar como para descargar la mercancía. En relación, cabe destacar que el Drive In es el sistema de almacenaje más económico porque no requiere de un gran mantenimiento y su retorno de la inversión es a corto plazo.

Es, además, un método muy versátil, ya que es compatible con otros métodos de almacenamiento. Es habitual que se combine con sistemas convencionales para productos de alta rotación.

Al ser un sistema en el que no se amontonan las mercancías las unas sobre las otras, es más seguro porque éstas se deterioran mucho menos.

Puntos débiles del almacenaje Drive In

Como principal desventaja nos encontramos, tal como hemos apuntado con anterioridad, que las mercancías solo pueden entrar y salir por la misma vía y, por tanto, no se pueden tomar decisiones a corto plazo. Ello implica que el flujo de trabajo puede ralentizarse porque la zona de carga y descarga es compartida.

No es uno de los sistemas más prácticos, ya que que desmontarlo o modificarlo no es tarea fácil.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*