A la hora de llevar a cabo cualquier envío de mercancía fuera del país, no siempre es necesario contar con una licencia de exportación. En esta entrada, se explicará qué es este documento y los supuestos en los que es necesario.

Este documento es expedido por las Administraciones públicas y garantiza a la empresa el derecho a llevar a cabo la exportación de mercancías hacia otro país o empresa. Pero no siempre es necesario contar con esta licencia. Solo es obligatoria para un número reducido de productos que se considera que podrían llegar a ser sensibles para la economía de un país.

La finalidad principal de esta licencia es asegurar el abastecimiento de un producto en su país de producción. La reglamentación depende de cada país. Sin embargo, existen algunos elementos comunes que forman parte de todas las licencias. Es importante definir las características generales del producto que se va a comercializar. Asimismo, debe informarse sobre el país de destino donde se va a llevar a cabo la exportación.

Por otro lado, también es importante definir correctamente los usos que se va a dar al producto y quién es el usuario final que importará la mercancía. En todos los casos, la Administración pública se encargará de verificar la información, tanto de la mercancía como de los actores que van a llevar a cabo la operación compraventa. Con todo ello, se emitirá una decisión sobre la aprobación o denegación de la licencia.

 

¿En qué casos es necesaria la licencia de exportación?

La mayoría de los países que permiten un mercado libre están abiertos al transporte de mercancías sin la necesidad de contar con las licencias para exportaciones. Pero también se pueden encontrar algunos sistemas restrictivos donde es común el requisito de la licencia. Hay dos tipos de restricciones principales.

Restricciones a países o empresas: Este caso no tiene que ver con ningún producto en concreto. Las restricciones se imponen a compañías o actores concretos y vienen dadas, sobre todo, por motivaciones políticas.

Restricción de bienes: Los motivos principales están relacionados, por lo general, con la seguridad nacional, la escasez o posibles fugas de carácter tecnológico. En estos casos, las autoridades se encargan de restringir y regular el comercio para evitar posibles problemas.

 

Alternativas a las licencias de exportación

La mayoría de los productos pueden exportarse sin licencia bajo la denominación NLR (no license required). Estos dan solución sobre todo a los productos para el mercado masivo, que podrán transportarse y comercializarse sin ninguna autorización de las Administraciones públicas.

Es decir, la licencia de exportación requiere de un conocimiento previo del mercado en el que se encuentra un negocio o empresa. Es importante informarse correctamente para evitar posibles trámites burocráticos que hagan perder tiempo a en el transporte de mercancías.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*