¿Son los camiones eléctricos el futuro del transporte de mercancías?

Como vimos en un artículo anterior, son diferentes las ciudades que se están planteando crear centros logísticos de distribución para descongestionar sus calles y, también, el medioambiente. Estos proyectos incluyen los camiones eléctricos como vehículos para movilizar la mercancía por dentro de las ciudades. ¿Es viable? ¿Estamos preparados?

¿Son los camiones eléctricos el futuro del transporte de mercancías urbano?

Desde hace ya muchos años se está invirtiendo mucho en la investigación e implantación de vehículos eléctricos en muchas ciudades. El paso siguiente, como no podía ser de otra manera, es que los camiones también cambien su contaminante motor por uno eléctrico.

En este sentido, ya se han presentado proyectos. A modo de ejemplo, a mediados de 2016, Daimler Trucks presentó el Mercedes-Benz Urban eTRuck. Este camión cuenta con una autonomía de, aproximadamente, 200 km y, según la compañía, puede aguantar un día entero de reparto.

También existen otros como el FUSO Canter E-cell, que tiene 100 km de autonomía y su capacidad de carga es de 3 toneladas. Éste se ha probado en distintas ciudades y se ha corroborado un ahorro de un 64% en los costes de operación.

Otros grandes fabricantes como Renault también han invertido en la investigación y fabricación de camiones eléctricos pensados, a priori, debido sobre todo a su autonomía, para uso urbano.

Ventajas de los camiones eléctricos en el transporte de mercancías urbano

  • Reducen los ruidos en la ciudades
  • Reducen los factores contaminantes
  • Reducen los altos costes en combustible que tiene que asumir compañías de transporte y autónomos.

Inconvenientes de los camiones eléctricos en el transporte de mercancías urbano

  • La duración de la batería. Tal como sucede también con los coches, unos de los grandes problemas que presentan los camiones eléctricos es la autonomía. Para poder incrementar la autonomía se tiene que hacer la batería más grande y, por tanto, incrementa la tara.
  • La velocidad de carga. Éste, que evidentemente guarda relación con el anterior, en otros de los puntos flacos de este tipo de vehículos. Cargar una batería puede llevar hasta 7 horas en muchos de los modelos existentes.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*