Emisiones

La Unión Europea sigue trabajando para rebajar las emisiones en territorio europeo. Unas emisiones que no dejan de crecer, también en España, según los últimos datos recogidos por la patronal Faconauto. Unas emisiones de dióxodo de carbono que corresponden a vehículos nuevos matriculados a lo largo del año 2017. Todo se debe al incremento de las ventas de coches de gasolina frente al diésel.

 

En concreto, en España el incremento de las emisiones fue de un 0’5%, en la misma línea de otros países como Gran Bretaña (0’8%) o Francia (0’6%). Los estados miembros que arrojaron más Co2 a la atmósfera fueron Polonia y Holanda, con un 1’43% y un 2’27% respectivamente.

 

Para paliar esta situación, la Unión Europea introducirá sistemas de vigilancia para controlar las emisiones y el consumo de combustible de los nuevos camiones, autobuses y autocares en la UE.

 

¿Por qué se deben controlar las emisiones de Co2?

 

La concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera provocan una pérdida de la calidad del aire. La contaminación, que se registra sobre todo en zonas urbanas (donde vive la mayor parte de la población europea) puede comportar riesgos para la salud.

 

Por eso la Unión Europea trabaja en poner en marcha una batería de medidas que permitan mejorar la calidad del aire y el foco principal es reducir las emisiones de los vehículos pesados.

 

Se estima que un 90% de las poblaciones urbanas están expuestas a niveles altos de contaminación que pueden provocar:

 

  • Reducción de la esperanza de vida por la exposición a las denominadas partículas finas.
  • Posibilidad de desarrollar ciertas enfermedades graves. El benzoapireno es cancerígenos y su concentración en núcleos urbanos supera los límites establecidos.

 

Las medidas para controlar las emisiones

 

La batería de medidas acordada por la Eurocámara en mayo de este año solo afectará a vehículos nuevos y no se pondrá en marcha hasta dentro de unos meses. El acuerdo alcanzado incluye:

 

  • Control de las emisiones.
  • Control del consumo de combustible.
  • Sistema de vigilancia.
  • Creación de un registro europeo centralizado de las emisiones.
  • Los fabricantes deberán enviar datos de las emisiones y el consumo de combustible.
  • Se establecerá un sistema de multas administrativas para los fabricantes que oculten o falseen los datos.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*