conducir con niebla

La llegada de las temperaturas bajas y de la creación de nieblas en la carretera supone un extra de tensión para el conductor de cualquier camión. Con niebla en la carretera, la visibilidad se reduce y los riesgos de accidente siempre son mayores.

Conducir con niebla en el transporte de mercancías

Antes de emprender una ruta de reparto de mercancías hay que tener en cuenta muchos condicionantes, sobre todo las condiciones meteorológicas. A continuación, te damos unos consejos muy útiles para adelantarte a estas circunstancias desfavorables y reducir cualquier incidencia en el vehículo de transporte de mercancías. Los más valiosos son los siguientes:

1. Velocidad

Reducir la velocidad y frenar con suavidad y de forma progresiva. Si la visibilidad es muy reducida, es posible que los demás conductores también vean poco. Con un vehículo grande como los camiones, la responsabilidad es mayor para mejorar la seguridad de todos los conductores de la carretera. Es recomendable empezar la conducción despacio y, si hay que reducir la velocidad, hacerlo poco a poco. Nunca hay que frenar bruscamente ya que el camión puede hacer la tijera debido a su largada.

2. Distancia de seguridad

Con niebla siempre aumentar la distancia de seguridad. Con la presencia de niebla, todos los vehículos y, sobre todo, los camiones de transporte de mercancías que muchas veces llevan cargas sensibles o peligrosas, deben incrementar la distancia de seguridad. Este incremento de distancia de seguridad será proporcional a la densidad de la opacidad de la niebla en carretera.

3. Escobillas

Cuando encontramos niebla en la ruta, conducir con las escobillas del limpiaparabrisas desgastadas puede reducir aún más la visibilidad. Por lo tanto, revisar las escobillas debe estar en las tareas a evaluar antes de iniciar el camino. Y esta simple tarea debe hacerse tanto para transporte internacional o simplemente para realizar rutas locales.

4. Faros antiniebla

Como resulta obvio en esta situación, en caso de niebla, hay que llevar encendidos los faros antiniebla delanteros y traseros. Pero es importante remarcar, ya que muchos conductores no lo recuerdan, que en áreas urbanas hay que apagar las luces antiniebla si existe riesgo directo de deslumbramiento a otros conductores o viandantes.

5. Información meteorológica

Como buen conductor previsor y conocedor de la ruta, es de gran ayuda conocer previamente las condiciones meteorológicas. Por lo tanto, es importante informarse dónde se van a concentrar las nieblas en cualquier ruta de transporte de mercancías que se vaya a seguir. Este hecho puede favorecer al transportista ya que podrá desviarse de la ruta o podrá actuar y estar alerta a estas condiciones desfavorables para la conducción.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*