energías alternativas en el transporte internacional de mercancías

En la actualidad, uno de los temas de máxima preocupación para las operadoras es la utilización de energías alternativas en el transporte internacional de mercancías. Es así porque, como hemos visto en artículos anteriores, el sector del transporte es uno de los que más contaminan.

El uso masivo de carburantes fósiles para el transporte de mercancías es una de las principales causas del incremento de los gases contaminantes (óxidos de nitrógeno) y de efecto invernadero (CO2), por lo que los gobiernos, de manera unánime y global, están desarrollando un conjunto de directrices para dar solución a estos aspectos medio ambientales.

Es en este ámbito donde las empresas de logística y transporte de mercancías están aunando los máximos esfuerzos fijándose una doble finalidad: la reducción de los costes de transporte y, como ya hemos apuntado, la protección del medio ambiente.

Cómo se van a implantar energías alternativas en el transporte internacional de mercancías

Directiva europea 2014/94/UE

La Directiva que rige esta nueva normativa medio ambiental (2014/94/UE) fue aprobada por el Parlamento Europeo el 22 de octubre del 2014 y es de aplicación a todos sus países miembros, fijando el objetivo de alcanzar una cuota de mercado del 10% en el uso de las energías renovables para el transporte de mercancías para el año 2020.

El principal punto de acción que regula esta Directiva es el de garantizar el suministro continuo de gas natural, hidrógeno y electricidad a todas las empresas de transporte internacional de mercancías. Con la aplicación de esta nueva norma, la pretensión de los gobiernos es la paulatina reducción de la dependencia y uso de los carburantes fósiles, como el petróleo, y promover todo el conjunto de energías alternativas.

Normativa española: Marco de Acción Nacional

Siguiendo con esta directriz, el pasado 10 de diciembre del 2016, España aprobó un paquete de medidas sobre energías alternativas (llamado Marco de Acción Nacional) para poderse adaptar a esta nueva directriz europea apostando de manera clara por la utilización de los combustibles alternativos como la principal fuente de energía en el transporte de mercancías internacionales.

La finalidad de la aplicación de toda esta normativa es la de involucrar a las empresas en la preservación del medio ambiente y promover una cultura ecológica dentro de sus protocolos de actuación y más teniendo en cuenta la masiva contaminación que produce el transporte internacional de mercancías.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*