Transporte aéreo óptimo

El transporte aéreo es rápido pero costoso, algo de lo que ya hablamos en este blog haciendo un repaso de las principales ventajas y desventajas de esta forma de realizar envíos de mercancías. De todas maneras, muchas veces no hay elección, dependiendo del tipo de carga que queramos transportar necesitaremos utilizar un avión. Te contamos qué tipo de mercancía es más óptima para los viajes aéreos.

 

La mercancía óptima para viajar en avión

 

  • Mercancías urgentes. La mercancía de envío urgente es mejor que viaje en avión, es el medio de transporte más rápido y veloz. Así que, si necesitamos que algo llegue urgentemente a cualquier otro punto del planeta, lo más rápido y efectivo será siempre, siempre, el avión.
  • Mercancías de lujo. Independientemente del tamaño o del tiempo de entrega, los productos de lujo van ligados a clientes exigentes. Por lo tanto, el avión es la mejor opción para transportar esos objetos, ya que lo harán de forma rápida y también segura. Es mucho más complicado que se extravíe la mercancía en un viaje de avión que en cualquier otro tipo de transporte.
  • Mercancías voluminosas. Los aviones de carga tienen puertas de mayores dimensiones en relación con los aparatos de vuelos comerciales, algo que facilita la carga y descarga. Además, su parte central o fuselaje es más ancho, algo que permite transportar más toneladas de carga.
  • Mercancías con destino a lugares poco accesibles. El envío de mercancías a zonas de conflicto o de difícil acceso a causa de la orografía sería imposible con otros transportes que no fueran el aéreo. De esta manera, se doblan las posibilidades de que la carga llegue a su destino.
  • Mercancías perecederas. Cualquier tipo de alimento susceptible de dañarse en un trayecto largo puede ser transportado y que llegue a su destino 100% fresco gracias a un avión. Además, en un mundo en el que las exportaciones e importaciones están a la orden del día, es muy habitual que consumamos productos que llegan de la otra punta del planeta.

 

Como decíamos al inicio, su principal inconveniente es el precio, algo que también hay que valorar antes de decidir el tipo de transporte por el que se optará. Algo que puede evaluarse en casos como las mercancías de lujo, pero si hablamos de los transportes de bienes perecederos o urgentes, la rapidez del avión es la única posibilidad viable.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*