Invertir más en innovación y apostar por la digitalización es la única fórmula posible para lograr mayores cotas de competitividad y afianzar la internacionalización, y ese es el gran reto del sector exterior español. Es indudable el impacto que la aplicación de las nuevas tecnología pueden tener en el impulso de la competitividad empresarial y, por consiguiente, en el desarrollo del comercio exterior.

El objetivo de la innovación es una clara apuesta europea y España ha asumido este reto recogido en el programa Horizonte 2020 y en su Agenda Digital. Y parece que vamos avanzando en la dirección correcta ya que según el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales de 2016 que realiza la Comisión Europea, España ha escalado dos posiciones en el ranking de la transformación digital, pasando del puesto 17 al 15 de los 28 Estados miembros de la UE).

Sin embargo, son muchas las diferencias entre sectores y es, precisamente, el sector del transporte el que se sitúa en un posición más rezagada, a mucha distancia del sector del turismo o la distribución.

En este sentido, sería destacable la necesidad de implementar herramientas digitales para reducir la carga administrativa sobre la actividad de importación y exportación y lograr la simplificación del intercambio de información sobre mercancías. De este modo se reduciría sustancialmente el costo del transporte multimodal.

Esto es lo que se conoce como e-Freight Project o Flete Electrónico. Supone abrir la posibilidad a que los operadores económicos proporcionen la información solamente una vez, en formato electrónico, a través de una ventanilla única y que sometan sus mercancías y vehículos a inspección solamente una vez y en el mismo lugar. Una oficina administrativa única.

Por otro lado, las empresas de transporte también pueden beneficiarse enormemente de las diferente herramientas que ofrece Internet y convertirlas en un elemento dinamizados en la internacionalización de las empresas. Mediante el empleo de las redes sociales se abre la posibilidad de estudiar el mercado y acceder a información relevante para el sector. Multitud de aplicaciones basadas en la monitorización de estos canales proporcionan información de utilidad acerca de gustos, necesidades o intención de compra de los potenciales clientes.

Y no solo para conocer al público, sino para facilitar el encuentro con clientes en el exterior, son muy importantes los portales b2b para empresas, donde se encuentran la oferta y la demanda y se facilita la transacción. El comercio internacional se ve facilitado así por estas herramientas que interconectan a compradores y proveedores para realizar operaciones comerciales cuando lo crean necesario.

En definitiva, Internet y las herramientas digitales acercan a las personas, pero también acercan a las empresas. Ayuda a acceder a nuestros clientes potenciales, facilitando el acceso a cualquier tipo de información en tiempo real. Además, proporciona servicios relevantes que pueden llegar a sustituir a los canales tradicionales. Y todo ello a la distancia de un clic.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*