Gasolineras low cost

En el año 2013 se aprobó la nueva Ley de Hidrocarburos que permitió la comercialización de combustibles de forma libre, antes reservada únicamente a las petroleras y las grandes cadenas de gasolineras. Esto abrió el mercado de este sector a pequeños inversores y distribuidores, ya que también se rebajaron los requisitos exigidos para conceder licencias y parcelas en las que construir una estación de servicio. Sin embargo, ¿este cambio ha supuesto la aparición de gasolineras low cost? Te contamos qué hay de mito y qué hay de realidad.

 

La aparición de gasolineras a bajo precio

 

En la actualidad, aproximadamente un 25% de todas las estaciones de servicio repartidas por el país son denominadas low cost, ofrecen precios muy competitivos en relación con las marcas tradicionales. ¿Cuál es la diferencia?

 

  • Las grandes petroleras añaden aditivos para aumentar el rendimiento.
  • Estas sustancias actúan como lubricantes, anticongelantes y estabilizantes.
  • Antes de estos añadidos, toda la gasolina es exactamente igual.
  • Con estos aditivos las compañías petroleras pretenden ofrecer un plus de calidad para diferenciarse.

 

Este tipo de gasolineras low cost, lo son porque al no añadir aditivos a la gasolina pueden venderla a un precio más económico, aunque sin un plus de calidad; su construcción es rápida y barata; y además la mayoría no cuenta con personal de servicio, ni de cobro. Se instalan sistemas de autoservicio y se paga a través de cajeros automáticos.

 

El modelo de construcción industrializada llevado a las estaciones de servicio: “Clic and go”

 

Los motivos no están relacionados únicamente con el precio al que se vende la gasolina, también entran en juego otros factores como su construcción. Han proliferado las estaciones de servicio formadas por módulos que se construyen en otro lugar y luego se transportan y se montan en el terreno indicado, acelerando los tiempos de la obra y abaratando costes. Os dejamos el vídeo de cómo son los montajes de gasolineras con el denominado sistema “Clic and go”.

En la actualidad la diferencia entre repostar en una gasolinera tradicional y una low cost puede alcanzar los 20 céntimos de media. Y aunque como hemos apuntado, la calidad de la gasolinera es la misma, las grandes compañías añaden sustancias para incrementar esos niveles.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*