almacén de logística

El almacén de logística es el corazón de toda empresa de distribución y transporte de mercancías. Es el lugar donde se reciben, guardan y verifican las mercancías y productos antes de su envío al cliente. El ritmo dentro de estos almacenes es frenético; a diario se realizan un gran número de acciones.

En un almacén de logística se realiza más que el envío de palets

El objetivo principal en la gestión de todo almacén de logística es la optimización del almacenamiento y del abastecimiento. El punto final de todo este proceso es el envío de palets. Pero para llegar a eso, antes se debe garantizar el suministro constante para asegurar los flujos de producción, la gestión de inventarios y de pedidos.

El reto de toda esta gestión pasa por la rapidez en las entregas y la reducción de costes. Además, también es importante la optimización del volumen de materiales y la reducción, siempre que sea posible, de las operaciones internas de transporte y de manipulación.

Entrada y comprobación de la mercancía

Dentro de todo almacén de logística se realiza la gestión del flujo de entradas y la comprobación de la mercancía. Es imprescindible conocer el tipo de carga y la cantidad que de ella se introduce en el almacén. Los albaranes son la parte visible y contable de la carga, que pueden ser útiles delante de alguna deficiencia.

Manipulación y almacenaje

Muchas veces la carga que se recibe se tiene que manipular antes de almacenarla. Por ejemplo, tiene que ser paletizada de nuevo. En el momento de almacenarla, se debe tener presente dónde se deposita, la proximidad a otros materiales, el orden previsto de salida, etc. Para cumplir con todos los estándares, no hay que dejar de banda la seguridad mediante controles de seguridad activa o pasiva. Cada cierto tiempo se planifica un calendario de limpieza para evitar plagas, sobre todo cuando se almacenan alimentos.

Picking y salida

El picking es la preparación de la mercancía para el envío. Además, la salida de la mercancía siempre tiene que estar en coordinación con el picking.

Logística inversa

La logística inversa se encarga de tramitar la devolución de mercancías y gestionar el retorno por exceso de inventario. El almacén es el centro de la distribución y juega un papel importante en la implantación, planificación y control del flujo de productos.

Seis zonas bien definidas

Estos almacenes cuentan con varias zonas bien diferenciadas. Cada una especializada y centrada en las funciones que debe realizar. Las principales zonas son:

  • Recepción. Se llevan a cabo las labores administrativas.
  • Oficinas. También labores administrativas.
  • Almacenamiento. Se ubican las mercancías con subzonas separadas para bienes devueltos o materiales especiales.
  • Zona de paso. Son zonas de maniobras por donde circulan los operarios y/o las máquinas.
  • Preparación de pedidos.
  • Zona de salida. Se realiza la expedición de las cargas

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*