Consejos para usar el aire acondicionado sin aumentar el gasto de combustible

Con la llegada del verano pasar muchas horas al volante, y más a pleno sol, se convierte en una ardua tarea. No obstante, desde hace ya unos años el aire acondicionado nos ayuda a hacerlo más llevadero a pesar de que, es importante tener en cuenta consejos para que el hecho de no pasar calor nos dispare el gasto de combustible.

De hecho se calcula que el uso del aire acondicionado puede subir entre un 5% y un 20% el consumo de combustible. Esto significa entre medio litro y un litro por cada hora de circulación a velocidad de crucero. Ante esto no podemos plantear la posibilidad de subir la ventana, pero esta solución tampoco es la mejor porque cuando abrimos las ventanillas el aire hay mayor resistencia del coche frente al viento y el consumo también aumenta.

Consejos para usar el aire acondicionado sin derrochar combustible

Ventilar el vehículo

Es aconsejable, cuando se abre el vehículo, abrir las ventanillas para que salga el aire caliente. Incluso podemos circular el primer tramo con estas bajadas ya que se considera que es a partir de los 80 o 90 km/h cuando la fricción del aire contra el vehículo es grande y gastamos más con las ventanas abiertas.

Después, si vamos a realizar un viaje largo, se recomienda cerrarlas y poner el aire acondicionado.

Utilizar el ventilador

En el caso de no tener que bajar la temperatura de forma radical, se recomienda activar el ventilador para que mueva el aire del habitáculo.

No tapar las rejillas de salida del aire acondicionado ni dirigirlas hacia las personas

Parece muy obvio, pero tener las rejillas tapadas con cualquier objeto hace que el aire no salga adecuadamente y haya, por tanto, un desperdicio de energía.

De la misma manera, es importante orientar las rejillas de manera que el aire se distribuya por todo el habitáculo y se mantenga mejor el frío. Además, de esta manera, evitamos resfriados por cambios bruscos de temperatura.

Temperatura de confort

La temperatura no debe bajar de los 25 grados. Debemos tener en cuenta que cada grado que aumentamos el consumo de energía también aumenta alrededor del 8%.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*